Los retratos son directos, al más puro estilo clásico de plató fotográfico, fondo homogéneo, controlando la luz y evitando cualquier distracción del personaje que no sea con la cámara. 

Al mismo tiempo, grabaremos una entrevista al personaje retratado que nos servirá de documento para profundizar. Esta pieza audiovisual, junto con el retrato de estudio, conformarán la base para crear un segundo “retrato” del mismo personaje, una re-interpretación conceptual del personaje a través de una fotografía abstracta de la naturaleza que lo rodea.

Georges Alexander